Desperdicio

La mayoría de consumidores piensa que el problema es que los agricultores no están produciendo de forma eficiciente los alimentos, y si lo hicieran, lo hacen de forma insostenible aplicando agroquímicos y pesticidas a las plantas dañando el suelo, el agua y los ecosistemas locales, por medio de sistemas de trabajo bajo la peor forma de esclavitud y violencia existente.

Pero no es así.

El problema se encuentra en nuestros hábitos de alimentación. Mientras en un continente muere un billón de personas de hambre, al otro lado del océano tenemos a otro billón muriendo de enfermedades ligadas a la obesidad. Vivimos entre veganos que comen proteína animal, entre una industria láctea que nos hace dependiente de ella, o una industria de carnes liberando más CO2, metano y óxido nitroso que la misma flotilla vehícular, y entre mercados de conducta sínica negociando lo innegociable.

Cambiemos nuestros hábitos alimenticios y así reducimos la hambruna en el mundo.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s