Hacienda La Hilda: tierra atesorada

Referencia solicitada por la gerencia de Doka Estate Coffee Tour (15 de Octubre, 21012)

Artículo de interés: Nacimiento de una hacienda

Hace cincuenta años, la Familia Vargas, propietaria de la finca, se ha dedicado a la producción exclusiva de café, superando grandes depresiones económicas, así cómo las fluctuaciones típicas de precio en el mercado internacional. Hoy, luego de cuatro generaciones, es reconocida por su visión y posición pionera en la industria del café, ganando premios y reconocimientos a nivel mundial.

Vista de Hacienda La Hilda desde la parte alta
Vista de Hacienda La Hilda desde la parte alta

La unidad de producción más grande de la empresa y quizá una de las mejores del mundo en su categoría: La Hilda Estate, la hermana mayor de Doka Estate, sentada a 1,250 msnm en las faldas del Volcán Poás, Costa Rica: tierra bendecida y atesorada con el mejor clima y suelos para la producción de café.

En ella se encuentra la comunidad de colaboradores, una villa con 40 residencias para empleados fijos y 33 que conforman el campamento para los recolectores de café, comisariato, Iglesia, plaza de deportes, salón comunal, guardería y el beneficio en donde procesa su misma fruta . Es un total de 122 adultos y 78 menores que conforman la sociedad situada en el seno de la finca.

La propiedad consta  416 hectáreas, de las cuales 106 son consideradas áreas de conservación, propios del bosque muy húmedo premontano[1] – según la clasificación de zonas de vida de Holdridge.  El ecosistema del bosque húmedo premontano (bmh-P) constituye, después del bosque tropical seco, el tipo de bosque más alterado y reducido en Costa Rica[2].  Estudios recientes indican que el bmh-P está representado por tan sólo el 1.75% (9 000 ha) de su cobertura original y existe una tendencia hacia su fragmentación[3].  La desaparición de este tipo de ecosistema se debe, principalmente a su ubicación sobre una faja altitudinal con condiciones climáticas propicias para la agricultura y el asentamiento de poblaciones humanas. Actualmente,  el bosque muy húmedo premontano es una de las zonas de vida con menor área de cobertura boscosa, apenas 8 km2 según un estudio realizado en el año 2000 (Centro Científico Forestal- EOSL-Universidad  de Alberta  2002).

Este espacio alberga más de 109 especies nativas de árboles y 80 de arbustos, los cuales más de la mitad comparten su hábitat con los cafetales circundantes. Además, aquí es donde se demuestra la verdadera funcionalidad de las plantaciones de café dentro de los ecosistemas locales acogiendo a más de un 90 especies de aves de 30 familias diferentes, especialmente las migratorias, generalistas y las que habitan en el dosel del bosque: una de las variables más importante para evaluar la dinámica de las hábitats.

La creciente preocupación por la recuperación del bosque y la protección de las  fuentes de agua, ha motivado a la administración de la finca a llevar a cabo el diseño de un ambicioso programa de reforestación con especies nativas que nos den beneficios a mediano y largo plazo a las plantaciones, a la dinámica del ecosistema y al paisajismo de la zona. Además de una interesante conexión entre los fragmentos boscosos mediante líneas forestales, linderos y rompevientos. Todo esto acompañado de un plan paralelo de educación ambiental en los colaboradores y las comunidades de los alrededores para crear conciencia y responsabilidad del cuidado de la naturaleza.

Además, la finca es cruzada por el río Poás, uno de los afluentes más importantes del principal río del Valle Central de Costa Rica: El Grande de Tárcoles. Esta amplia corriente se distribuye por cinco de las siete provincias de Costa Rica por más de 111 kilómetro de longitud, cubriendo un área de 2,121 km[4] y constituye uno de las conectividades de mayor importancia del Valle: Corredor Biólogico del Occidente.

En el 2007, la gerencia de la finca decide acogerse al sistema de certificación con Rainforest Alliance Certified que rige bajo las normas y criterios de la Red de Agricultura Sostenible, y así formar parte de un grupo selecto de productores-conservacionistas vinculados con consumidores ambientalmente conscientes, reconociendo que el bienestar social y el de los ecosistemas están entrelazados y dependen del desarrollo ambientalmente saludable, socialmente equitativo y económicamente viable.

Hoy, esta finca es bandera a nivel mundial para empresas certificadoras por su nivel de compromiso con la sociedad, con la naturaleza y consigo mismos.


[1] : Jiménez, José Esteban. Flora arbórea y arbustiva de Doka Estate, Sabanilla de Alajuela, Costa Rica. Marzo 2011.

[3] : Sánchez-Azofeifa, G. A. 1996. Assessing Land Use/Cover Change in Costa Rica. Ph. D. Dissertation. University of New Hampshire, New Hampshire. 181 p.

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Dorila VCh dice:

    Ejemplo de esfuerzo, dedicación y amor por lo que se hace!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s